viernes, 18 de noviembre de 2011

RECURSOS LITERARIOS, I. PLANO FÓNICO.





LAS FIGURAS LITERARIAS SON
LA LÁMPARA MARAVILLOSA DE LA LENGUA:
AL FROTAR LAS PALABRAS
COMIENZA A SALIR UN GENIO
CON INFINITOS Y SORPRENDENTES
PERFUMES, SABORES, TEXTURAS, SONIDOS, COLORES...,
Y ESE GENIO ERES TÚ.






RECURSOS LITERARIOS.

            La clasificación que se presenta a continuación tiene un valor orientativo. La anáfora, por ejemplo, al ser un fenómeno de repetición y producir efectos sonoros, puede ser estudiada en el nivel fónico; pero, al mismo tiempo, afecta a la construcción sintáctica (nivel morfosintáctico).
Lo importante es captar en estas figuras la intención del autor y el sentimiento estético del texto.



 1. PLANO O NIVEL FÓNICO.




 (Los recursos incluidos en este apartado son esencialmente sonoros. Por ello, antes de que empieces a estudiar y para que entres en el asunto lo más motivado/a posible, aquí va un link para que puedas jugar a componer lo que quieras: combina sonidos raros, divertidos, estúpidos, bonitos...



¡EMPIEZA A DIVERTIRTE
PINCHANDO AQUÍ!:


      a)     Rima: igualdad de sonido total (de vocales y de consonantes) o parcial (solo de vocales) entre dos o más versos a partir de la última vocal acentuada de cada uno de ellos.

 Ej.: Rima consonante (voc.+ cons.)        Ej.: Rima asonante   (solo voc.)

        “En mi corazón tenía            a                       “Ajustada a la sola             --
             la espina de una pasión         b                   desnudez de tu cuerpo       a
            logré arrancármela un día      a                      entre el aire y la luz             --
            ya no siento el corazón.”       b                       Eres puro elemento”          a
                 
                        Antonio Machado                                                 Jorge Guillén

             Efecto: es el recurso más utilizado para producir musicalidad  y sonoridad en la  poesía. 


b)    Ritmo: es la cadencia o manera de combinarse las sílabas fuertes (tónicas) y las débiles (átonas), especialmente en el verso.

                             Ej.: “Ínclitas razas ubérrimas, sangre de Hispania fecunda.”
                               -- u  u  /  --  u   u / --  u  u  /    --   u        u   / --    u   u /  --  u
                                                   
                                                                                        Rubén Darío

        Efecto: armonioso, multiplica la sonoridad y la musicalidad del lenguaje. Puede ser regular (verso) o irregular (prosa).  El  hexámetro dactílico del ejemplo contiene un ritmo muy marcado.


c)     Aliteración: repetición de sonidos (fonemas) que evocan aquello de lo que se esté hablando en el texto, con una intención estética.

 Ej.: “En el silencio solo se escuchaba 
         un susurro de abejas que sonaba."                                                           
                                                                                                                                           
                                                           Garcilaso de la Vega                                                                             

             Ej.: “Bajo el ala aleve del leve abanico.”

                                                        Rubén Darío

             Ej.: Trigo nuevo de la trilla triturará el
                     vidrio del trino.”
                                   
                                                                        Leopoldo Lugones


Efecto: la repetición de la s imita el suave zumbido de las abejas con una gran armonía. Se utiliza más en poesía por su especial sonoridad.



¡GENIAL!: VISUALMENTE, LA ALITERACIÓN
DE LA FIGURA DEL CUADRADO
HA DADO COMO RESULTADO
EL VOLUMEN COMPLETO DE UN CUBO.


d)   Paronomasia: se reúnen en una misma oración, o verso, palabras de significante (forma) parecido, pero de significado muy distinto.


PARONOMASIA VISUAL:  "CABELLOS"="CABALLOS"


               Ej.: “No son naves, dijo Critilo, aunque bien dijiste nubes, porque llueven oro a 
                       España."                                                                   
                                                                                        Baltasar Gracián.
                      
              Ej.: “Cruzados hacen cruzados,
                      escudos pintan escudos                       Ej.: Historia: escoria.” 
                      y tahúres muy desnudos
                      con dados ganan condados.”                       Ángel González
                                    
                                         Luis de Góngora                                                         

   Efecto: este recurso también dota al texto de una riqueza sensorial que viene determinada por ese juego entre vocales distintas que hacen variar el significado.


e)     Similicadencia: dos o más oraciones terminan con finales parecidos.

                   Ej.: “De la carne nacemos, de carne vivimos, en la carne morimos

                                                                                                      Guevara

      Efecto: se usa solo en prosa. Estas repeticiones de un sustantivo (carne) acompañado de distintos verbos, consiguen resaltar precisamente estos últimos para llamar la atención sobre ellos.


f)    Onomatopeya: consiste en que el significante (la palabra) imita acústicamente un ruido o un sonido.














                                               

EN EL CASO SIGUIENTE, EL SIGNIFICANTE NO ES UNA PALABRA, 
SINO UN SONIDO QUE SIGNIFICA OTRA COSA DISTINTA
AL CANTO AL QUE NOS TIENEN ACOSTUMBRADOS LOS PÁJAROS.
ES EL CANTO DEL "AVE LIRA" Y UN POCO DE SU COMPORTAMIENTO. ¡SORPRENDENTE!    
                                                   

        

     Ej.: “Cuando Aureliano se lo dijo a Pilar Ternera emitió una risa profunda, la antigua risa expansiva que había terminado por parecer un cucurruteo de palomas (...)"
                                                                                                             
                                                                                       García Márquez
            
           Ej.: Guirigay”, “siseo”, “zig-zag”…


    Efecto: es menos estético que la aliteración, aunque es semejante a ésta. Se usa más en prosa.


g)    Encabalgamiento: se produce cuando la pausa versal no coincide con el final de la secuencia sintáctica (esto es, el final del verso y el final de la oración que contiene no coinciden). Por tanto, para que no se rompa el sentido, el resto de esa oración se vierte (cabalga) sobre el verso siguiente. Hay dos clases:




-   E. suave: el verso encabalgante continúa flluyendo hasta el final del verso siguiente (el encabalgado).

                               Ej.: “Éste es mi sitio. Mi terreno. Campo
                                       de aterrizaje de mis ansias.

                                                                         Blas de Otero

      
-   E. abrupto: la fluidez del verso encabalgante se detiene antes de la quinta sílaba del encabalgado, es decir, se hace pausa antes de esa sílaba.

                                     Ej.: “Oh Dios. Si he de morir quiero tenerte
                                  despierto. Y, noche a noche, no sé cuándo
                                  oirás mi voz. Oh Dios, estoy hablando
                                  solo (…)”               
                                                                                              
                                                                          Blas de Otero

           
Efecto: ambos encabalgamientos poseen un fuerte valor expresivo: resaltan tanto el término final del verso encabalgante como el primero del verso encabalgado (sobre todo el e. abrupto). Se utiliza solo en poesía. Puede ser analizado igualmente en el nivel siguiente (morfosintáctico).








 DOC. COMPLETO AQUÍ










No hay comentarios:

Publicar un comentario

También puede interesarte...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...